Main Area

Main

Nacionales

Sturzenegger endurece el discurso y asegura que subirá la tasa si la inflación no baja fuerte en mayo

El presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, presentó este lunes el segundo Informe de Política Monetaria (IPoM) del año y reconoció que "el número de marzo es preocupante" en relación al 2,3% de inflación que reveló el Indec la semana pasada y en particular la inflación núcleo, que trepó al 2,6%. Por ende, endureció el discurso y aseguró que hará "lo que hay que hacer, en nuestro caso, subir la tasa de interés" si la inflación no muestra una fuerte baja en mayo.


"Si el sendero de la inflación no convalida esta estimación (en las próximas semanas), vamos a utilizar todos los instrumentos de política monetaria que sean necesarios, que es subir la tasa de interés", reiteró Sturzenegger.


El Banco Central sigue creyendo que la aceleración de la inflación de los últimos dos trimestres obedece a un fenómeno transitorio por las concentración de aumentos de precios regulados dispuesto por el Gobierno en diciembre. Como la política monetaria tiene rezagos de prácticamente seis meses, Sturzenegger aseguró que "no nos dio tiempo" la decisión del Ejecutivo de concentrar la quita de subsidios a las tarifas de fin de año "por cuestiones fiscales". Y de esta forma dejó en claro la falta de coordinación entre el Banco Central y el Poder Ejecutivo cuando reiteró que "lo de diciembre nos tomó por sorpresa".


"La inflación del primer trimestre [6,7%] no fue la que queríamos. Entendemos que hubo shocks bastante importantes, como por ejemplo que el Gobierno haya concentrado los aumentos de precios regulados. Pero eso allana el camino y nos hace ser optimistas de acá en adelante", dijo.

El optimismo del Banco Central radica en que la tasa de interés real se ubica en torno al promedio del año pasado cuando la inflación núcleo (promedio trimestral) bajó del 1,7% al 1,4%. Y por eso confía que en el actual nivel de tasa será suficiente para que la inflación se reencauce. Sin embargo, con este nivel de tasas, la inflación subió de 21,5% interanual en junio al 24,8% en diciembre.


La disidencia entre las expectativas de inflación para este año del mercado (20,3% de acuerdo al último REM) y las del Banco Central, que insiste en que este año cumplirán la meta de inflación del 15%, se explican también por la diferencia entra la baja de tasas de interés esperada por los privados (que se traduce en la presión al alza del dólar) y la decisión de Sturzenegger de no dejar subir el dólar porque en su opinión podría incluso estar más bajo.


Respecto de los temores de que un dólar más bajo y una tasa de interés más alta enfríen la economía, el funcionario negó que la suba de la tasa de interés genere en el largo plazo una caída en la inversión y en la actividad económica y puso como ejemplo lo ocurrido el año pasado. En 2017, "el nivel de inversión en maquinaria durable, excluida la construcción, fue la mayor en los últimos 23 años". En ese período el crédito "aumentó 2,5 puntos del PBI" con lo que se ubicó en su nivel más alto desde la salida de la Convertibilidad, destacó Sturzenneger. El banquero consideró también que "el mercado no leyó bien" el cambio de pautas de inflación anunciado el 28 de diciembre, cuando se pasó del 10 al 15 por ciento, ya que esperaban una mayor baja de tasas y suba del dólar. Después de ese cambio "tal vez no nos hicimos entender lo suficientemente bien. El mercado pensó que nosotros íbamos a bajar aún más la tasa". Pero, enfatizó, "si la inflación no es transitoria, no será ese el sendero". Y tampoco el Banco Central alentaría una mayor suba del dólar, relacionada con esta equivocada visión de los agentes financieros, dijo. "Nosotros no íbamos a consolidar eso", y salimos a vender dólares "como una señal de lo que queremos de política monetaria", agregó. En este marco es que defendió la política de atesorar reservas del Banco Central "porque es necesario tener poder de fuego" para evitar cualquier oscilación brusca en el tipo de cambio. Sturzenegger ratificó el compromiso del BCRA de combatir la inflación para estimular el crecimiento, aumentar el crédito y atacar la pobreza, y aseguró que el año pasado "3.521 personas salieron de esa condición por día". "Quizás es más divertido decir que no se cumplieron las metas pero la verdad es que en 2017 la inflación bajó 15 puntos en GBA y 13 puntos a nivel nacional, teniendo además un crecimiento económico de 4 puntos punta a punta", ponderó.


2017 Intersab.