Main Area

Main

BRASIL

Bolsonaro nombra ministro de Salud a un controvertido médico

Se trata del diputado Luiz Henrique Mandetta, quien tiene tres procesos judiciales por fraude en licitaciones, improbidad administrativa y tráfico de influencias.


El presidente electo Jair Bolsonaro nombró ministro de Salud a un diputado federal, Luiz Henrique Mandetta, que es médico pero carga con tres procesos judiciales por fraude en licitaciones, improbidad administrativa y tráfico de influencias. En esta opción fue evidente la alternativa de priorizar acuerdos políticos en el Congreso antes que el plan anunciado por el futuro mandatario de no tener en su gabinete “un solo funcionario” sospechado. El anuncio lo realizó el propio Bolsonaro a través de Twitter luego de mantener una extensa reunión con la llamada “Bancada de la Salud”, que reúne al sector privado de esa área.

 

Con estas “concesiones”, el próximo jefe de Estado consiguió ya el apoyo irrestricto no sólo de los diputados y senadores vinculados al negocio de la salud sino también del campo, a quienes conformó con la designación de Tereza Cristina, una ingeniera agrónoma promovida por la “bancada de los ruralistas”.

 

El ministerio de Salud tiene la segunda partida presupuestaria más importante: maneja casi 35.000 millones de dólares anuales. Según Bolsonaro, esta nominación contó “con el apoyo de la gran mayoría de los profesionales de salud de Brasil”. Mandetta es médico ortopedista y fue miembro del Ejército. Allí trabajó en el Hospital Militar en Río de Janeiro. También fue director de Unimed, un seguro de salud privado. El diario Folha de Sao Paulo le preguntó a Mandetta sobre sus antecedentes penales y el médico respondió que él le avisado a Bolsonaro. La causa viene del período en que se desempeñó como secretario de Salud (equivalente a ministro) del estado provincial de Mato Grosso del Sur. Se lo acusó de haber “volcado” la licitación a favor de una empresa que cobró el contrato en su integridad, pero sin realizar ninguna de los trabajos comprometidos. Su caso está, inclusive, en manos de la Fiscalía General.

 

En palabras del futuro ministro, él le dijo a Bolsonaro: “Mire presidente, estoy orgulloso que usted haya querido hablar conmigo, es un gran desafío. Pero está este problema, esa investigación en manos de jueces”. Y él le replicó: “Pero vos estuviste 6 años de actuación ministerial (en MGS) y ¿sólo tenés un proceso?”. Mandetta advirtió a su futuro jefe: “Tengo total certeza de que voy a tener al diario Folha de Sao Paulo atrás mío”. No se equivocó. Sólo que esta vez no fue únicamente ese medio paulista el que denunció el caso, sino también el carioca O Globo y la revista Veja.

2017 Intersab.