Main Area

Main

Deportes

Dolor por la muerte del Tata Brown

El campeón del mundo con el seleccionado argentino en México 1986 y punto de referencia en la historia de Estudiantes de La Plata, falleció anoche en una clínica de esa ciudad a los 62 años.


José Luis "Tata" Brown, campeón del mundo con el seleccionado argentino en México 1986 y punto de referencia en la historia de Estudiantes de La Plata, falleció esta noche en una clínica de esa ciudad a los 62 años, luego de luchar durante varios años contra la enfermedad del Alzheimer.

 

La familia estudiantil viene padeciendo en los últimos tiempos momentos muy duros, ya que el viernes pasado falleció otro de sus referentes históricos, Oscar "Cacho" Malbernat, a los 75 años, mientras que su compañero de equipo en aquel "pincha" campeón de América y del Mundo de fines de los 60 y técnico de ese seleccionado argentino que se consagró en México 1986, Carlos Bilardo, padeció en las pasadas semanas una recaída de la enfermedad neurológica que lo aqueja, pero afortunadamente pudo sobrellevarla.

 

Brown fue un héroe "de verdad" para el fútbol argentino y para el seleccionado nacional, ya que en aquella épica final en que Argentina venció por 3 a 2 a Alemania en el estadio Azteca, el "Tata" no solamente marcó de cabeza el primer gol del partido, sino que jugó durante gran parte del segundo tiempo con el hombro derecho luxado y soportando el intenso dolor que sin embargo no le impidió terminar el encuentro.

 

Claro que para ello y como para refrendar ese heroicismo, le dio una dentellada a su camiseta número 5 y por los dos agujeros que le provocó, introdujo dos dedos que ocupaban el hueco dejado por el hombro que se había desplazado de su lugar.

 

Ese debe ser el símbolo y la ecuación perfecta de lo que fue José Luis "Tata" Brown, que siempre fue un luchador, desde su época de vida rural en la ciudad bonaerense de Ranchos, donde nació un 10 de noviembre de 1956.

 

Pero para hacer aún más icónica aquella actuación mundialista solamente hace falta agregar que aquel gol, el primero del partido ante los alemanes, fue el único que convirtió con la camiseta argentina, y que además jugó aquella Copa como jugador libre, ya que al momento de ser convocado por Bilardo no tenía club.

2017 Intersab.