Main Area

Main

LIBERTADORES

Boca goleó a Liga de Quito y quedó bien parado

Con goles de Ábila, Reynoso y Caicedo (en contra), el Xeneize derrotó a Liga por 3-0 en los 2.850 metros sobre el nivel del mar y quedó muy bien parado de cara a la revancha del próximo miércoles en La Bombonera.


El equipo de Gustavo Alfaro dio un gran paso camino a las semifinales del máximo torneo de fútbol de Sudamérica. Después de superar con autoridad al Atlético Paranaense en los octavos de final de la competición, ahora sorteó a dos duros rivales.

Al menos en el primer chico, el Xeneize enfrentó al conjunto ecuatoriano y también a los más de 2.800 metros de altura sobre el nivel del mar, siempre un condicionante para los equipos argentinos, poco acostumbrados a jugar en estas condiciones.

Boca disputó un gran primer tiempo. Si bien el conjunto local incomodó con dos remates desde media distancia, uno de Edison Vega a los 20 segundos y otro de Luis Chicaiza, que controló bien ubicado Esteban Andrada, el Xeneize no pasó sobresaltos en los primeros minutos, que fue cuando el equipo de Quito tuvo el control de la pelota.

El equipo de Gustavo Alfaro se paró mejor en el campo de juego, con las líneas juntas como lo pedía el partido y con precisión a la hora de atacar. Así fue como primero avisó con un disparo de Nicolás Capaldo, que tapó Adrián Gabbarini hacia un costado, y luego con un excelente pase entre líneas de Mac Allister para que Wanchope Ábila picara entre los centrales y definiera tras gambetear al arquero argentino rival.

Sin embargo, no todas fueron buenas para Boca, ya que perdió a un jugador clave a los 20 minutos por lesión. Mauro Zárate enganchó e intentó un remate, pero en ese instante sintió el pinchazo y pidió automáticamente el cambio. En su lugar, entró Bebelo Reynoso.

Pese a la baja, el equipo no se resintió y siguió desarrollando un gran partido. Wanchope continuó siendo la carta en la ofensiva y fue el principal responsable para que Boca tuviera otra clara acción a los 27′. Tras un providencial quite de Marcone, el delantero tuvo un cambio de ritmo bárbaro, pero a la hora de rematar lo hizo forzado y pegado a un palo. Ellos dos, junto con Alexis Mac Allister, fueron de lo mejor del equipo en un gran primer tiempo disputado.

Sobre el final del primer tiempo, Wilmar Roldán expulsó correctamente a Jefferson Orejuela tras una patada durísima sobre Bebelo Reynoso. El juez colombiano no dudó y le mostró la tarjeta roja directa.

En el complemento, Boca liquidó rápidamente el pleito. A los dos minutos, y tras una infracción dudosa, Bebelo Reynoso sacó a relucir su pegada y convirtió el segundo tanto del equipo tras un soberbio tiro libre.

Más tarde, Salvio marcó el tercero tras un notable contragolpe, pero el árbitro Roldán anuló la conquista a instancias del VAR por offside de Wanchope en el inicio de la jugada. Hasta que a los 41, Ábila robó una pelota a Caicedo, encaró sobre Gabbarini que alcanzó a tapar su remate, pero en el rebote el propio Caicedo se atropelló la pelota y en contra marcó el tercero del Xeneize, que jugó un gran partido, goleó en la altura y quedó muy cerca de abrochar su pase a semifinales.

2017 Intersab.