Main Area

Main

El Gobierno apunta a bajar un 20% el precio de los remedios y agrava la pelea con los laboratorios

El Gobierno entró en guerra con los laboratorios por la decisión de Mauricio Macri de bajar un 20 por ciento el costo de los medicamentos que reparte el Pami, la mutual de los jubilados.



El Ejecutivo apunta a modificar el método de compra de remedios a los laboratorios para imponer un sistema de precios "ponderados". Mediante este sistema, el PAMI calcula un promedio en el precio del universo de los medicamentos y termina con la lógica de los descuentos que ofrecen los laboratorios, que hasta ahora eran los que manejaban el precio de las drogas.


Este sistema golpea directamente al negocio de los laboratorios y ya no se trata sólo de una pelea descuentos de los medicamentos sino sobre quién tiene el control del valor de los remedios. Con esta medida, el Gobierno busca reducir la masa de 36 mil millones de pesos que gasta anualmente el PAMI para comprar el 40 por ciento de los remedios que circulan en el país. 


El ex titular de la obra social, Carlos Regazzoni, fue desplazado del cargo justamente porque se negaba a hacer ese ajuste y por ende entrar en conflicto con los laboratorios.


En el Ejecutivo pusieron como ejemplo la reciente licitación en la que se logró que los laboratorios licitaran en $313 millones la misma droga hemofílica por la que hace un año pidieron $1.800 millones. Macri ordenó licitar esta rama de remedios luego de enterarse que eran los más caros pese a que el PAMI sólo atiende 300 casos con esta enfermedad.


Este mes se hizo la primera licitación conjunta del PAMI, Ministerio de Salud, IOMA y Obras Sociales para comprar factor VIII, que se usa para el tratamiento de la hemofilia. En el Gobierno aseguraron que con este mecanismo se consiguió un ahorro del 80%.


Para la venta de esta droga, presentaron ofertas siete laboratorios diferentes, todos con precios muy por debajo de los vigentes. En el Ejecutivo destacaron que por primera vez Argentina logró comprar a precios internacionales, incluso menores a los de países como Australia, Chile o España.

"Es la política más progresista en salud que se haya encarado desde los tiempos de Arturo Illia", recordó el radical Mario Negri. La alusión del jefe del interbloque de Cambiemos en Diputados no es casual: Illia debió dejar el poder en una situación de debilidad generada por el lobby feroz de los laboratorios que enfrentó en su gobierno.


El Gobierno de Macri no está exento de ese lobby en contra. Quien lo padece es el vicejefe de gabinete, Mario Quintana, ex CEO de Farmacity, quien es acusado de hacer lobby para que esa empresa ingrese como prestadora plena del PAMI.


El propio Quintana participó de la reunión que Macri tuvo semanas atrás con el dueño de un importante laboratorio por este tema. La reunión terminó a los insultos.



PoliticaOnline

2017 Intersab.