Main Area

Main

Deportes

Marcos Rojo firmó con Boca

El defensor de 30 años se sumó al plantel de Russo tras acordar un contrato por dos años: “Hoy estaba pensando ‘voy a jugar el Superclásico ’después de ver tantos por TV’”


 

Una de las novelas de este mercado de pases en Argentina llegó a su punto final rápidamente: Marcos Rojo se convirtió oficialmente en jugador de Boca y ya lució con la camiseta con el número 6 en la espalda. “El sueño de todos es ganar la Copa Libertadores. Mi viejo es enfermo fanático, nos pasábamos las noches mirando los partidos de la Copa. Así que cuando antes empezamos a jugarla, va a ser hermoso”, afirmó el defensor de 30 años en la conferencia de prensa que protagonizó por la mañana en la Bombonera.

 

El jugador que disputó los Mundiales 2014 y 2018 con la selección argentina se realizó ayer la revisión médica acompañado por Raúl Cascini y Marcelo Delgado, integrantes del Consejo de Fútbol del Xeneize. Luego de pasar ese trámite en un centro médico de Barracas y ser saludado por un grupo de fanáticos, se acercó hasta las oficinas del club: firmó el lunes por la tarde el vínculo que lo unirá por dos años a Boca, con opción de extenderlo por uno más.

 

Al ser consultado por su regreso al fútbol argentino después de una breve etapa por Estudiantes de La Plata, fue el propio Rojo el que dio detalles de cómo fueron sus charlas con Juan Román Riquelme para encaminar su llegada al Xeneize a pesar de las llamadas de otros clubes para sumarlo.

 

“Sí, recibí varios llamados, pero vengo hablando con Román desde hace tiempo. Fue un trabajo largo, pero pudimos firmar. Estoy feliz de estar en Boca”, confesó Rojo.

 

“Con Román hablamos desde el año pasado. Y cuando volví al país, hablé en diciembre con Román y ahí empezamos a trabajar. Hubo varios clubes. Me llamaron de todos lados. De River, de Estudiantes, pero yo quería jugar acá y le había dado la palabra a Román”, agregó.

 


Sentado en una de las salas de conferencia apostadas en el recinto ubicado en la calle Brandsen 805, el futbolista que fue subcampeón del mundo en Brasil hace siete años con la selección argentina también se refirió a las conversaciones que tuvo con Miguel Ángel Russo después de firmar su contrato.

 

“Ya lo conocía a Miguel, creo que alguna vez nos habíamos visto en Estudiantes. Hablamos de fútbol, de lo que él pretendía de mí. Por lo que me dijo, me va a utilizar como central”, explicó el defensor.

 

Luego de surgir en Estudiantes de La Plata, Rojo emigró al Spartak Moscú de Rusia para la temporada 2011/12. Duró poco allí y a mediados del 2012 inició su paso por el Sporting Lisboa, que marcó su despegue definitivo. Sin embargo, el Mundial 2014 fue el quiebre para él: brilló con la camiseta de Argentina como titular en seis de los siete partidos del equipo subcampeón y Manchester United adquirió su pase semanas más tarde a cambio de una cifra cercana a los 20 millones de euros.

 

Su paso por la Premier League, al fin y al cabo, no fue como lo esperaba: algunas lesiones lo condicionaron en la pelea por un puesto más allá de que durante las primeras temporadas acumuló partidos de calidad. Durante los últimos tres años, e independientemente de su presencia en la Copa del Mundo de Rusia 2018 (jugó 3 de 4 partidos), Rojo sumó a sus estadísticas 27 encuentros con el primer equipo del Manchester United. No es un detalle menor que a mediados del 2017 sufrió una rotura ligamentaria en su rodilla izquierda.

 

En el medio de su extensa historia con los Diablos Rojos tuvo un breve retorno a préstamo por Estudiantes de La Plata que quedó marcado por la irrupción de la pandemia, pero también por un desgarro que le impidió sumar más partidos independientemente de su única presentación con el Pincha en esta segunda etapa: el 17 de febrero en el 1-2 ante Defensa y Justicia.

 

Luego de su corta experiencia en el Pincha, Rojo no fue tenido en cuenta por Ole Gunnar Solskjaer, el entrenador noruego. El tiempo pasó y su larga inactividad genera incógnita en el mundo del fútbol, pero el marcador central aclaró que realizará una minipretemporada antes de saltar al campo de juego. “Tengo varios días para conocerme con mis compañeros y ponerme a punto. El técnico me dijo que tenía un plan para mí. Tengo tiempo estas dos semanas para ponerme bien”.

 

“De la parte física estoy bien. Estuve entrenando con el Manchester después de que volví de Estudiantes. Como no tenía lugar, decidí venirme para acá. Cuando el técnico me lo pida quiero estar para jugar”, sumó en la conferencia de prensa.

 


Rojo llega a Boca para competir en el puesto con la dupla que hoy en día está consolidada con Lisandro López y Carlos Izquierdoz, aunque también podría ser una pieza importante en el carril izquierdo que en la actualidad acumula más dudas que certezas con Frank Fabra y Emmanuel Mas como opciones. De todos modos, Boca suma un jugador de elite que si logra recuperar su nivel será sin dudas una de las grandes figuras del campeonato argentino y colaborará para que el Xeneize vaya detrás de su gran obsesión: sumar la séptima Copa Libertadores a su vitrina.

 

“En la cabeza de uno está siempre en jugar en Boca. Me tocó de jugar en el Manchester durante seis años. Jugar en este club es salir a ganar cada fin de semana”, dijo el defensor ante la presencia de los medios, al mismo tiempo que ya comenzó a pensar en lo que será poder jugar ante River con la camiseta azul y oro.

 

“Hoy estaba pensando ‘voy a jugar el Superclásico’ después de ver tantos por TV”, dijo Rojo, que expresó cómo los fanáticos xeneizes lo recibieron cuando se confirmó su llegada al club.

 

“De momento que se confirmó que venía, salía a la calle y eran todos de Boca. Volver a sentir ese sentimiento es hermoso”, concluyó.

2017 Intersab.